Reseña Desde que te fuiste de Morgan Matson

12:30

Título: Desde que te fuiste
Título original: Since you've been gone
Autor: Morgan Matson
Editorial: Neo Plataforma
Nº de páginas: 449
Precio: 16'15 euros
Sinopsis: Emily y Sloane siempre han sido mejores amigas. Pero, justo antes del que debía de haber sido el verano más épico de todos, Sloane simplemente... desaparece. Y lo único que deja atrás es una lista de cosas por hacer. En ella, hay trece tareas que Emily no haría jamás. Pero ¿y si sirvieran para devolverle a su amiga?. ¿Coger manzanas por la noche? Vale, eso es fácil. ¿Bailar hasta el amanecer? Claro. ¿Por qué no? ¿Besar a un desconocido? Eh... Emily ahora se enfrenta a un verano lleno de sorpresas, pero contará con la ayuda inesperada de Frank Porter para tachar elementos de la lista de Sloane. ¿Nadar desnuda? Espera... ¿qué?

Opinión personal:
Desde que te fuiste de Morgan Matson, más conocido como Since you’ve been gone, es un libro del que se ha hablado mucho desde su publicación, sobre todo en la comunidad de booktube de habla inglesa. Es un libro que sigue la historia de Emily, una chica tímida a la que le cuesta hacer amigos, que un día de verano descubre que su única y mejor amiga ha desaparecido sin dejar noticia alguna. Personalmente, me ha parecido una lectura muy entretenida que iba mejorando a medida que iba avanzando la trama.  Sin duda es una lectura que recomendaría para la época veraniega, ya que la trama se desarrolla durante esta estación y a mí me ha dejado con ganas de poder ir corriendo a una piscina y a vivir aventuras como las de la trama.

“All the stuff you can’t wait to get away from, until it’s not there anymore, and then you miss it like crazy.” 

El libro se centra principalmente en cómo la desaparición de Sloane, la mejor amiga de Emily, acepta al comportamiento de esta. Sloane siempre ha sido la extrovertida, la que de alguna forma iba arrastrando a Emily a disfrutar del tiempo que pasaban juntas. Es normal entonces que cuando Sloane desaparezca del plano, Emily se sienta perdida y no sepa qué va a ser de su verano. Es entonces cuando una carta aparece en su buzón, conteniendo una lista de cosas que hacer durante el verano. A pesar de que esta no viene firmada, nuestro personaje principal sabe perfectamente quién la ha enviado.  Es entonces cuando Emily se plantea la posibilidad de cumplir lo propuesto, más por el hecho de creer que de alguna forma podrá alcanzar a su amiga a través de esta que porque de verdad quiera hacerlo. Sin embargo, cuál será su sorpresa cuando descubra que este puede que no solo sea mucho mejor verano del que había imaginado, sino que además tendrá la oportunidad de compartirlo con otras tres personas muy especiales.

Como en la mayoría de libros de contemporánea que he leído, el hilo conductor de la historia es muy simple. Parte de un hecho aislado, en este caso la desaparición de Sloane y la aparición de la carta, para desarrollar una trama más compleja donde, como no, al final la protagonista acaba encontrando el amor. Desde mi punto de vista, la historia no es nada del otro mundo pero la forma en la que Morgan Matson te cuenta los sucesos hace que acabes metido completamente en ellos, queriendo saber qué es exactamente lo que va a pasar a continuación. Probablemente desde el inicio de la novela sabes exactamente cómo va a acabar pero aun así no puedes evitar seguir leyendo y sonriendo, enfadándote y puede que incluso derramando alguna que otra lágrima.

Creo que la autora tiene una forma muy fluida de narrar que facilita la lectura al mismo que tiempo que crea una serie de situaciones que hacen que te sientas conectado con los personajes. La introducción de flashbacks para explicar de dónde proceden los retos y que nos permite entender mejor la relación entre las dos amigas me ha parecido una forma bastante acertada por parte de la autora de explicar lo que realmente está pasando. Además, para mí como amante del teatro que soy, creo que la parte teatral que se incluye gracias al trabajo de los padres de Emily nos permite ver más de cerca cómo es la vida detrás de las bambalinas, incluso cuando las menciones a este tema son breves y la protagonista muestra un desinterés absoluto hacia el mundo escénico.

“It just gets hard, always being someone's second choice” 

Con respecto a los personajes he de decir que aunque creo que ha habido un claro character development de todos ellos, me he sentido frustrada con todos ellos al menos en algún punto de la narración, especialmente con Emily y su incapacidad para superar determinadas cosas y con Sloane y su egoísmo sistemático. Pero vayamos por partes.

Emily es un personaje que madura de forma espectacular a lo largo de la novela pero que aún y con todo, todavía le queda un gran camino por recorrer. Está convencida de que sin Sloane no es nada y cuál es su sorpresa cuando descubre que fuera de la burbuja que se había creado con su mejor amiga existe un mundo de posibilidades por descubrir. A lo largo de toda la novela se menciona su incapacidad para socializar y sin embargo, parece que ella misma es la que no tiene intención de superar que su amiga la haya abandonado sin ningún tipo de aviso. Creo que de alguna forma es bueno que la lista llegará a sus manos en el momento en el que lo hizo, más que nada porque conquistar sus mayores temores le ayuda a descubrirse a sí misma como persona al tiempo que le da el empujoncito que necesitaba para crearse una vida fuera de los criterios de Sloane. La forma en la que se nos presenta sutilmente cómo va formando amistades con gente con la que nunca habría tenido una relación a menos que hubiese estado sola me parece brillante. A menudo consideramos que no tenemos nada en común con gente que más tarde, para nuestra sorpresa, resultan más parecidos de lo que esperábamos. Esa es una lección que Emily aprende durante el verano y que nos es transmitida de forma brillante a través de la pluma de la autora.

Por otro lado, Sloane es, sin duda alguna, uno de los personajes más frustrantes con los que he tenido que lidiar en mi vida como lectora. A pesar de que la explicación que da al final de la historia sirve como método para justificar sus acciones, me ha parecido poco satisfactorio. Me parece un protagonista tremendamente egoísta y lo único que la salva para mí es el aprecio que obviamente profesa hacia Emily, algo que nos es posible vislumbrar a través de los flashbacks ya que si nos tuviéramos que guiar por la trama principal, Sloane sería una amiga terrible según mi criterio. El hecho de que su propia mejor amiga sienta que está viviendo en su sombra demuestra que a pesar de sus presuntos intentos por ayudarla, lo que de verdad está haciendo es minimizar a la verdadera Emily, la que crece y evoluciona una vez que pasa el suficiente tiempo sola como para emerger a la luz. Sus constantes desapariciones y la necesidad que parece tener de ser el centro de atención en todo momento hacen que me parezca bastante impactante que haya conseguido mantener una amistad hasta el punto de que una persona se sienta perdida sin ella.

El interés amoroso de esta historia es Frank Porter, el típico chico perfecto de toda película americana. Menos mal que nosotros tenemos la oportunidad de conocerlo tal y como es realmente. A pesar de que no es para nada mi tipo de chico, debo reconocer que tiene su encanto y puedo ver perfectamente porqué es exactamente lo que Emily necesita después de que el huracán Sloane desaparezca. Todo el mundo le conoce por ser el líder del consejo estudiantil, el chico de las buenas notas con una novia con la que está más por rutina que por puro sentimiento y es un alivio que tras eso se encuentre el típico chico que puede pasarse días empezando frases con canciones de los Beatles y que conduciría diez horas por la chica de la que está enamorado, sin preguntas. La creación de un personaje así me ha parecido una buena forma de demostrar que siempre hay algo más de lo que podemos ver a simple vista y desde luego, me ha gustado lo que he podido ver detrás de su fachada de chico perfecto.

Los otros dos pilares fundamentales del verano de Emily, Collins y Dawn, son dos personajes que me gustaría que se hubieses desarrollado más. A pesar de que aparecen con mucha frecuencia, son mencionados más de corrido que de otra forma, aunque no llegaría a categorizarlos como personajes planos. Sin duda, considero que Collins es uno de los personajes estrella de la novela. Su sentido del humor tras el que se esconde algo más hacen que te des cuenta de que no siempre podemos ver todo lo que está sucediendo en la vida de una persona. Dawn creo que es la clase de amiga confiable que le hacía falta a Emily para ayudarle a darse cuenta de que no todo tiene que ser siempre caos, incluso cuando a ella le guste así.

“And I was realizing that it was pretty terrible to be sitting in silence with someone who you always used to have something to say to” 


Como forma de concluir, debo decir que aunque he disfrutado bastante de la historia y me ha dado muchísimas ganas de que llegue el verano de una vez por todas, creo que ha habido algunas incongruencias en la historia que hacen que reste puntos para mí. Por otra parte, el hecho de que los personajes no hayan acabado de conquistarme es otro factor a tener en cuenta, aunque creo que tiene mérito que Morgan Matson haya conseguido que un libro pueda ser tan mágico partiendo de una premisa tan simple.

You Might Also Like

4 comentarios

  1. A mi me llamaba la atención, pero tras tu reseña no se si es el estilo que más me gusta... desde luego parece algo sencillo, así que creo que al final lo terminaré probando.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro bastante fácil de leer así que si al final te animas espero que te guste ^^
      Gracias por pasarte <3

      Eliminar
  2. He pasado de puntillas por la reseña para evitar cualquier spoiler, pero saber que te ha gustado me tranquiliza(? Porque mas o menos leemos lo mismo jajajaja
    Un beso <3

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Me estaba pensando leer este libro, aunque sigo teniendo mis dudas. Por ahora lo dejaré pasar.

    Besos.

    ResponderEliminar